ADIÓS AL JABÓN EN LOS GENITALES

ADIÓS AL JABÓN EN LOS GENITALES

 

¿Alguna vez has sentido picor, escozor o irritación en la vulva y la vagina?

¿Sabías que la vagina tiene su propio mecanismo de autolimpieza y no necesita ningún tipo de jabón?

 

La piel de la vulva es muy delicada y hay que cuidarla. Por eso es muy importante mantenerla bien hidratada y evitar todo tipo de cremas, geles o jabones que puedan irritarla. El uso de jabón en la zona genital puede alterar el PH vaginal y dar lugar a infecciones de repetición.

En este artículo voy a darte algunas herramientas para mantener una buena higiene de la zona genital y evitar aquellas molestias como son el picor, la irritación o la sequedad vulvar.

ÍNDICE

 

1. La importancia de unos buenos hábitos.

2. Adiós al jabón en los genitales.

3. Olvídate de las toallitas húmedas.

4. Deja que tu vagina respire.

5. Hidrata la vulva.

6. El masaje vulvar, tu rutina íntima saludable.

7. Recursos de higiene menstrual respetuosos.

8. La depilación integral no es la mejor opción.

9. Experiméntalo tu misma.

 

LA IMPORTANCIA DE UNOS BUENOS HÁBITOS

 

Para mantener una buena higiene personal es importante limpiarte las manos antes y después de ir al baño. Puede parecer algo obvio, pero algunas personas sólo se lavan las manos cuando utilizan un baño público. Acostúmbrate a hacerlo siempre. Esta es la primera estrategia para prevenir posibles infecciones.

Además, es conveniente limpiarse la zona genital de delante hacia atrás y no al revés, para no facilitar el paso de gérmenes del tracto digestivo (ano) hacia a la vagina. Eso podría ocasionar desequilibrios en la microbiota vaginal y favorecer las infecciones vulvovaginales. Intenta no friccionar o arrastrar el papel, mejor dar pequeños golpecitos suaves en la vulva y el periné.

 

ADIÓS AL JABÓN EN LOS GENITALES

 

La vagina tiene su propio mecanismo de autolimpieza y no necesita ningún jabón.

La vulva es la única zona que deberíamos limpiar, y a ser posible, sólo con agua tibia (excepto que nos lo haya prescrito el médico por alguna circunstancia especial).

 

¿Cómo? ¿Sin jabón? ¿Y no va a oler?

 

La vagina tiene un olor característico debido a su microbiota y al PH del flujo vaginal, que va cambiando a lo largo del ciclo menstrual. La microbiota vaginal es el conjunto de microorganismos que habitan en la vagina. Los lactobacilos son los principales responsables del mantenimiento en equilibrio de ese ecosistema. Si este sistema está en harmonía, la vagina no huele mal, tiene su olor propio, igual que tú, que tienes un olor corporal que te caracteriza, excepto si utilizas perfumes, desodorantes o jabones perfumados.

Por eso no necesitas camuflar su olor con jabones especiales, toallitas perfumadas o protege-slips, ni limpiar la vagina por dentro, porque la microbiota vaginal ya se encarga de ello, siempre que esté en harmonía. Sólo tienes que lavarte los genitales externos, la vulva, dejando caer un poco de agua en la zona del clítoris (retirando el capuchón, la piel que lo recubre) y entre los labios externos e internos, deslizando tus dedos de forma suave, sin frotar, para retirar los restos de esmegma.

 

¿Qué es el esmegma?

 

Es una secreción que se produce entre los labios y bajo el capuchón del clítoris para facilitar la lubricación y prevenir infecciones. Es antifúngica, te protege de las bacterias, pero debes retirarla de forma regular para que no se oxide.

Si el esmegma se acumula por mucho tiempo, se oxida, se vuelve blanquecino y pierde sus propiedades. Puede cambiar de textura, volverse pegajoso, oler mal y irritar la piel, por eso conviene ir retirándolo con agua, no dejes que esta secreción se acumule, podría irritar tu zona genital.

Es conveniente secar bien la zona genital con una toalla de algodón después de la ducha, para evitar la humedad en esa zona y que esto propicie infecciones. Un exceso de limpieza puede irritar la vulva y predisponerte a sufrir picor, escozor o infecciones.

 

OLVÍDATE DE LAS TOALLITAS HÚMEDAS

 

Las toallitas húmedas pueden ser útiles en alguna ocasión especial (por ejemplo cuando estás fuera de casa), pero no es recomendable utilizarlas a diario, ya que se aplican sin aclarar ni secar la zona genital. Eso puede producir irritación, picor o infección en la zona genital.

Además, la mayoría están fabricadas con perfumes y componentes químicos que pueden alterar la microbiota vaginal, no son biodegradables y tienen un gran impacto medioambiental, así que mi recomendación es evitar su uso el máximo posible y en el caso que sea necesario utilizar aquellas que sean sólo a base de agua y biodegradables.

 

DEJA QUE TU VAGINA RESPIRE

 

Utiliza ropa interior de algodón (a ser posible algodón orgánico) para que la vagina transpire. La ropa interior confeccionada con materiales sintéticos (lycra, microfibra, poliéster) no deja que tu vagina transpire y eso puede favorecer las infecciones vulvovaginales.

 

 

Por la noche intenta dormir como lo hacía tu madre o tu abuela, sin ropa interior, sólo con el pantalón del pijama (a ser posible de algodón).

Durante el día evita llevar pantalones y ropa muy ajustada, que pueda irritar tu piel y no permita que la zona genital transpire. Además, la ropa muy ceñida puede aumentar la temperatura en la zona genital y favorecer la proliferación de gérmenes.

 

RECURSOS MENSTRUALES RESPETUOSOS CON TU VAGINA

 

A menudo veo mujeres en la consulta que utilizan salvaslips a diario porque tienen mucho flujo o dicen que su vagina “huele mal”.

Los salvaslips convencionales están fabricados con materiales plásticos, cloros, perfumes y otras sustancias químicas que no permiten que la vulva transpire.

Parece una paradoja, pero llevar salvaslip de forma habitual, hace que la vagina genere más humedad para protegerse y eso va a favorecer aun más la necesidad de utilizarlos a diario.

Por favor, deja de utilizarlos. Si quieres, haz la prueba. Cuando lleves unos días vas a empezar a notar cambios: tu flujo se va a normalizar y dejará de oler. Al principio, si te sientes incómoda, puedes cambiarte las braguitas varias veces al día.

Cuando tengas la regla, si necesitas utilizar compresas, salvaslips o tampones, utilízalos de algodón orgánico, libres de cloro y perfumes que dañen tu microbiota vaginal. Otras alternativas son las compresas y los salvaslips de tela, la copa, las esponjas o las braguitas menstruales. 

 

 

 

 

HIDRATA LA VULVA

 

Si en algunos momentos notas sequedad vulvar, puedes utilizar hidratantes íntimos, que no es lo mismo que los lubricantes vaginales.

Los hidratantes íntimos se aplican en la vulva (por fuera), dando un masaje para activar la circulación vulvar, facilitar su absorción y la hidratación.

Los lubricantes vaginales se utilizan específicamente durante las relaciones sexuales para reducir la fricción en la vagina y evitar molestias. Aun así, quiero recordarte que el dolor durante las relaciones sexuales no es normal. Podemos solucionarlo con fisioterapia de suelo pélvico.

Asegúrate de escoger un hidratante respetuoso con la vulva, hecho con ingredientes naturales, sin tóxicos (parabenos, vaselina, petróleo…) y que respete el PH vaginal. Aunque lo apliques en la vulva, va a penetrar en la vagina y de ahí al torrente sanguíneo.

 

EL MASAJE VULVAR, TU RUTINA ÍNTIMA SALUDABLE

 

Hacerte un masaje vulvar antes de acostarte o después de la ducha, es una rutina íntima que te va a ayudar a aliviar el disconfort, la sequedad o el picor en la zona vulvar, sobretodo si te encuentras en la menopausia o acabas de dar a luz.

El masaje activa la circulación vulvovaginal, el aporte de oxigeno y nutrientes a los músculos de la vagina, favoreciendo la hidratación. En este vídeo puedes aprender cómo hacerte el masaje vulvar paso a paso.

 

LA DEPILACIÓN INTEGRAL NO ES LA MEJOR OPCIÓN

 

Antes de todo quiero decirte que cada una es libre de hacer lo que quiera con su cuerpo, pero es importante que estés bien informada antes de tomar una decisión tan importante como es la depilación integral.

El vello púbico está ahí por un motivo: protegernos del roce, la fricción y los gérmenes. Retirar el vello por completo de nuestra zona genital va a favorecer las infecciones de transmisión sexual, la fricción o la irritación en la zona genital.

No hay día que no vea una mujer en la consulta que me pida disculpas por “no venir depilada”. La depilación es una decisión personal, hazlo sólo si te apetece, no por lo que van a pensar los demás. Vivimos en una sociedad que da mucho valor al aspecto físico y los estereotipos de belleza socialmente aceptados son cada vez más exigentes, sobretodo para las mujeres.

Desde hace unos años, se da mucha importancia a la estética vaginal. Parece que lo socialmente aceptado (gracias al porno) es tener una vulva cada vez más infantilizada, sin vello y con los labios pequeños. Por ese motivo, cada vez son más las mujeres  que acuden a centros de cirugía estética para rejuvenecer la vagina, recortar los labios externos o blanquear el ano.

Puede que esto que estés leyendo te sorprenda, pero es la realidad. Algunas mujeres sólo se depilan para entrar en los cánones de belleza socialmente aceptados. Si no lo hacen sienten su vagina “sucia” y “fea”. Nos queda mucho camino por recorrer respecto a la educación sexual femenina con perspectiva de género.

No soy nadie para opinar sobre tu vello, me parece bien que te depiles para que no se vean esos pelillos por fuera del bikini, eso no va a fastidiar tu salud vulvar, y también me parece bien que no lo hagas o que te hagas la depilación integral, eres libre de hacer con tu cuerpo lo que te apetezca, aunque te recomiendo que dejes un poco de vello en la vulva.

 

EXPERIMÉNTALO TU MISMA

 

No te creas todo lo que te dicen. Confía en tu cuerpo, aprende cómo limpiarte la vulva paso a paso y experiméntalo tu misma. Hay que lavarse la zona genital cada día y bien, pero sólo con agua. Empieza hoy mismo y en una semana me cuentas.

Si tienes dudas y quieres empezar a mimar tu zona genital para recuperar el placer y la confianza en ti misma, pide ayuda.  La mayoría de problemas tienen solución.

PD: si este post te ha inspirado y te ha ayudado a resolver algunas dudas, te invito a suscribirte a mi newsletter para que estés al día de las últimas novedades.

 

DISCLAIMER

 

Esta información es meramente divulgativa, no tiene como objetivo diagnosticar ni tratar ninguna disfunción de suelo pélvico. De ninguna manera, debe ser considerada como sustitutivo del consejo médico. Si tienes cualquier duda, consulta con tu médico o fisioterapeuta de confianza.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba